INICIO

config

Cáritas Diocesana ha presentado la Campaña “Tu compromiso mejora el mundo” para celebrar el Día de la Caridad, así como la memoria económica y asistencial de esta institución del pasado año 2017. Durante esta presentación, el delegado de Cáritas, Fernando Carrasco, ha indicado que “queremos poner en valor la vida que se entrega a los pobres y a los más débiles a través de todos los proyectos e iniciativas de nuestra acción” y ha hecho una invitación a toda la comunidad cristiana y a toda la sociedad abulense a participar en esta corriente de servicio por los más necesitados. 

Por su parte, nuestro obispo Don Jesús, hizo referencia a la celebración de la festividad del Corpus Chisti –“que en Ávila tendrá lugar el domingo con una procesión solemnísima como todos los año”- para que esta fiesta suponga una “apertura de nuestro corazón a aquellas personas que están necesitadas de nosotros, porque hay verdaderamente muchas personas necesitadas”, aportando datos reales, como las 1.389 familias y las 4.105 personas atendidas por Cáritas a través de su programa de acogida y asistencia.

García Burillo hizo un llamamiento a la sociedad abulense para que “abramos los ojos a las necesidades de los demás” poniendo a las personas, al ser humano, en el centro de la vida y de nuestras preocupaciones. “Seamos ternura y pan para los demás”, concluyó.

Con respecto a la campaña de este año de Cáritas para conmemorar el Día de la Caridad –“Tu compromiso mejora el mundo”- Fernando Carrasco señaló que esta institución quiere, con este slogan, darle a la sociedad unas pautas para una vida intensa, feliz y comprometida que tenga sentido en medio de este mundo. Señaló como primera pauta el compromiso como motor de cambio de la sociedad para defender la dignidad y los derechos de los demás. Añadió, como segunda pauta, el atreverse a ir contracorriente para no dejarnos llevar por lo fácil. “Ser una persona comprometida es un modo de ser y estar en el mundo, entender la vida y compartirla creando fraternidad”, indicó.

El delegado de Cáritas continuó dando pautas para mejorar el mundo, como promover una solidaridad comunitaria con nuestra casa común, recordando desde este compromiso que vivimos en un mundo que es “tierra sagrada” y es ahí donde está lo importante, por lo que “debemos defender el desarrollo humano integral ya que todos somos seres humanos y seres sagrados”. Por último señaló cómo la raíz de nuestro compromiso está en el Evangelio y concluyó sus palabras invitando a todos a “caminar como místicos de ojos abiertos, que es la manare desde donde y como se puede comprender la vida”.

CRONIFICACIÓN DE LA POBREZA

Para la presentación de la memoria anual de Cáritas Diocesana de Ávila correspondiente al año 2017, Samuel Hernández, técnico del programa de Empleo de Cáritas de Ávila, señaló antes de reflejar algunos datos, que “tenemos a la persona como centro”, significando la dificultad que supone trabajar con personas que tienen dudas, que tienen necesidades económicas, psicológicas y emocionales, “porque también somos personas quienes trabajamos con ellos”. Añadió que para la atención de las personas, en Ávila se cuenta con una estructura que “siempre intentamos que sea cambiante en función de las necesidades que se atiendes”, siendo estas estructuras los distintos programas que se encuentran integrados dentro de la estructura de Cáritas Diocesana y que no dejan de ser un instrumento para atender a personas.

Sobre los datos en sí, Hernández señaló que “aunque este día presentamos unas cifras, que no dejan de ser datos, detrás de estas cifras hay muchos procesos de vida, muchos acompañamientos de profesionales y voluntarios de Cáritas que intentamos empoderar a esas personas para que logren salir de sus procesos”. Añadió que si durante el periodo de crisis aumentó el número de personas atendidas, en Cáritas de Ávila, desde hace dos años se viene produciendo una ligera disminución en el número de personas atendidas, especialmente en el programa de acogida y asistencia. Sin embargo, esta disminución viene complicada con una dificultad añadida como es la cronificación. “Es más difícil trabajar con personas que tienen problemas añadidos y simultáneos y que ya no solo no tienen trabajo o recursos económicos”, señaló.

MENOS ATENCIÓNES, MANTENIENDO LOS RECURSOS

Samuel Hernández cuantificó en torno al 8% la disminución del número de personas atendidas en el Programa de Acogida y Asistencia el pasado año, señalando que a pesar de ello se han mantenido los mismos recursos invertidos y el tiempo dedicado a ellos. En lo referente a los datos, hizo un repaso de los recursos invertidos y las personas atendidas en los distintos programas que componen la estructura de Cáritas Diocesana de Ávila, destacando los más de cuatrocientos mil euros invertidos en el Programa de Acogida y Asistencia para atender a casi mil cuatrocientas familias y más de cuatro mil personas, siendo este el programa con mayor número de recursos invertidos.

Destacó asimismo cómo las personas sin hogar siguen siendo un gran problema tasando en unas 33.000 personas las que se encuentran en esta situación en nuestro país, y que en nuestra diócesis se han atendido a casi setecientas de estas personas. Señaló con respecto a esto, que existe en Cáritas de Ávila una línea de atención para “intentar que se puedan quedar con nosotros e intenten dejar la calle”, que es lo que se conoce como Centro de Atención Integral, trabajando en Ávila con 23 personas.

DESTACADOS

REDES SOCIALES

   

ENLACES RÁPIDOS

 

 

NOTICIAS ORDENACION

NUESTRA IGLESIA

AGENDA

DONO A MI IGLESIA

HOJA DIOCESANA

BOLETIN OFICIAL

POR TANTOS

MULTIMEDIA

  1. VIDEO
  2. AUDIO

IMAGENES

Loading…
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4